COVID-19: Una oportunidad para demostrar compasión