Cualquiera que sea nuestro trabajo o vocación, Dios no llama a un nuevo estilo de vida plena en su presencia.
Entienda las cosmovisiones históricas y contemporánes que influyen en usted y en su cultura.